Buscar este blog

lunes, 14 de mayo de 2018

El Bueno, el Malo y el Feo (Colaboración)



Nota Inicial:
La presente publicación fue escrita y elaborada por un colaborador y amable lector de este Blog. Este artículo NO fue escrito por el habitual escritor y responsable de este sitio Noé Molina. (*)

___________________



El Bueno, el Malo y el Feo


Tres gatos hambrientos metidos en el mismo saco luchando por un trozo de carne color oro, material suficiente para producir una obra maestra de suspenso lúdico ambientada en secas y polvorientas planicies, y no me refiero al viejo oeste, ¡no, qué va!, me refiero al galimatías que se escribió hace 2000 años en una Palestina habitada por iletrados que tomarían una motocicleta por demonio con un solo ojo. 

Sin más preámbulos veamos cómo estos tres tontos de baba se pican los ojos con los dedos, despotrican y se serruchan el piso el uno al otro hasta el punto que la escena más que risa da tristeza, y lo más lamentable es que actualmente existen casi 2000 mil millones de personas en todo el mundo que creen que los tres eran como hermanos.

______________



El bueno: 

Simón Pedro, representante ficticio de ese movimiento revolucionario de corte teocrático que por 60 años intentó expulsar la presencia de la autoridad romana de Judea hasta su derrota en el año 73 d.c. con la destrucción del Templo de Jerusalén durante la primera guerra judeo-romana en el 70 d.c., los zelotes, fundado por Judas el galileo o Judas de Gamala, como respuesta a la doble imposición fiscal que tenían los judíos desde que se decretó el censo de Quirino en el año 6 d.c., y cuyo hijo, Simón, fue ejecutado por el procurador Alejandro en el año 46 d.c. (1). ¿Pero, nos ofrece la Biblia datos para pensar que el cristianismo fue un movimiento estrechamente ligado a los zelotes? Revisemos algunos vestigios:

“Mateo, Tomás, Jacobo hijo de Alfeo, Simón llamado Zelote,” (Lucas 6:15, RVR 1960). Al menos uno de los apóstoles era un zelote confeso. De los zelotes se desprendió la facción de sicarios, por lo que podemos hacernos una idea del sentimiento nacionalista y radical de este grupo, frecuentemente enfrentado a los fariseos y saduceos. Sería inverosímil deducir que este Simón seguía a Jesús si estos dos no tuviesen ideas semejantes, y tampoco existe razón para pensar en un cambio de postura de Simón considerando que era un movimiento floreciente hasta el año 73 d.c. cuando sufrieron la extinción en el sitio de Masada por las legiones romanas comandadas por Tito (2). Además los integrantes de movimientos radicales no suelen abandonar su credo, así como un yihadista no abandona a Alá por ser voluntario de la Cruz Roja. Más parece que los cristianos y zelotes tenían una filosofía similar.

“en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la Ley, irreprensible.” (Filipenses 3:6, RVR 1960). En este sucinto pasaje, Pablo de Tarso nos confiesa que el celo (los zelotes) lo considera perseguidor de la iglesia (los cristianos), pero según la Ley (mosaica) no incurre en delito (la facción de zelotes estaba enemistada con los fariseos, quienes llevaban la batuta de la Ley y condescendían con Roma). Al parecer los cristianos y los zelotes no se llevan tan mal después de todo, y ambos tenían dos enemigos comunes, los fariseos y los romanos.

“Y les dijo: Pues ahora, el que tiene bolsa, tómela, y también la alforja; y el que no tiene espada, venda su capa y compre una. Porque os digo que es necesario que se cumpla todavía en mí aquello que está escrito: Y fue contado con los inicuos; porque lo que está escrito de mí, tiene cumplimiento. Entonces ellos dijeron: Señor, aquí hay dos espadas. Y él les dijo: Basta.” (Lucas 22:36-38). ¡Cómo, que Jesús mandó a sus discípulos a comprar espadas para ser contado con los inicuos en medio de una época de conflictos armados entre zelotes y romanos… No me joda, si camina como pato, tiene cola de pato, pico de pato, y hace quack, quack, es un pato!

“Entonces Simón Pedro, que tenía una espada, la desenvainó, e hirió al siervo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha. Y el siervo se llamaba Malco.” (Juan 18:10, RVR 1960). ¿Qué carajos hacía Simón Pedro consagrando la Santa Cena con espada en mano? ¿Por qué Jesús no se opuso a que un hombre de Dios estuviese armado durante el sagrado ritual? Bueno, al menos a parte de la violenta actitud del nini Pedro para con los que considera sus opresores y el abandono familiar que hizo descaradamente, yo no veo razón para llamarle estrictamente malo, tal vez mediocre, vago y supersticioso, pero no malo. De hecho su papel en las doctrinas cristianas es casi nulo y resulta más icónico en la liturgia católica.

_________


El malo: 

Este hombre, en caso de haber existido (lo cual dudo mucho por los anacronismos de sus supuestos datos históricos), traicionó a sus allegados y a la ideología reformista que profesaba en sus inicios contra la autoridad romana. Pongamos a cuenta que los judíos estaban pagando doble tributo, uno a Roma y otro al Templo de YHWH, por tal motivo el espíritu nacionalista y xenofóbico de Jesús no se hace esperar en manifestarse.

“A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis, sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel.” (Mateo 10:5-6, RVR 1960). Instrucciones claras, pero…

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.” (Marcos 16:15) ¡Bueno, en qué quedamos, cobarde! Evidentemente el versículo es espurio (3). Él nunca quiso que su evangelio se predicase fuera de su pueblo.

“Y les dijo: A vosotros os es dado saber el misterio del reino de Dios; mas a los que están fuera, por parábolas todas las cosas; para que viendo, vean y no perciban; y oyendo, oigan y no entiendan; para que no se conviertan, y les sean perdonados los pecados.” (Marcos 4:11-12, RVR 1960). ¡Ya entendimos, patán, que detestas a los gentiles y a los judíos que no te siguen!

“Pero a estos mis enemigos, que no querían que reinara sobre ellos, traedlos acá y matadlos delante de mí.” (Lucas 19:27. La Biblia de las Américas). Esperemos que no se contradiga más el Señor Jesús. Si es malo, el primer paso es admitirlo.

“Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;” (Mateo 5:44, RVR 1960). Mientras más leo a Jesús, más voy entendiendo a Judas. El tipo es un traidor condescendiente:

“Respondiendo Jesús, les dijo: Dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios. Y se maravillaron de él.” (Marcos 12:17, RVR 1960). Pues no creo que Judas, Cefas y Simón el zelote estén muy maravillados con esta traición y que no fue la única:

“El le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda. Entonces Jesús respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Y ellos le dijeron: Podemos. El les dijo: A la verdad, de mi vaso beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados; pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado por mi Padre.” (Mateo 20:21-23, RVR 1960). ¿Comprenden lo que acaba de suceder? La madre de Santiago y de Juan le rogó a Jesús que permitiese a sus hijos sentarse a la izquierda y a la derecha de Él, pero Jesús les hace una trampa para que ellos pidan tomar de su cáliz y su bautizo (destino) y les promete que sufrirán su mismo destino, pero no se sentarán con Él en el reino. ¡Esto es el colmo de la estulticia cristiana. Cómo no van a percatarse del falso amigo que tienen a su lado! Al menos ya sabemos que tenemos dos zelotes más entre los mal portados apóstoles; a nadie crucifican por sembrar cebollas.

___________



El feo: 

Les invito a efectuar una rápida búsqueda de las imágenes antiguas de San Pablo apóstol en la red. Todos los que lo pintaron entre el siglo V y VI d.c. coincidieron (probablemente por tradición oral) en que no era un Adonis: corta estatura y enjuto, semblante tosco, facciones alargadas, semi-calvo, cejijunto, barba enmarañada y de nariz prominente, sin embargo, existe un texto apócrifo neotestamentario llamado “Hechos de Pablo y Tecla” del siglo II y escrito en griego (4) por, supuestamente, una jovencita de nombre Tecla, que se convirtió al cristianismo después de escuchar la prédica de Pablo, y ella (no sé si con ojos de amor o embrutecimiento) lo describe de esta suerte:

(Acta Pauli et Teclae, Πράξεις Παύλου καὶ Θέκλης):

“εἶδεν δὲ τὸν Παῦλον ἐρχόμενον, ἄνδρα μικρὸν τῷ μεγέθει, ψιλὸν τῇ κεφαλῇ, ἀγκύλον ταῖς κνήμαις, εὐεκτικόν, σύνοφρυν, μικρῶς ἐπίρρινον, χάριτος πλήρη· ποτὲ μὲν γὰρ ἐφαίνετο ὡς ἄνθρωπος, ποτὲ δὲ ἀγγέλου πρόσωπον εἶχεν. (Y, vio venir a Pablo, un hombre de pequeña estatura, cabeza rala, piernas curvadas, de buen estado físico, cejijunto, nariz un tanto aguileña, lleno de gracia: porque algunas veces parecía como un hombre, y otras tenía el rostro de un ángel)."

Es lamentable para los aleyuyos que este texto sea un fraude del año 160 d.c. escrito por un presbítero de Asia menor que fue descubierto por Tertuliano en el 190 d.c. y retirado de su oficio. En honor a la verdad, es muy probable que Pablo no existiera, o, igual que Jesús, es un constructo de varios personajes rodeados de mitos que fueron relevantes para el movimiento del cristianismo primitivo, y, en este caso, se eligió un hombre de rostro feo y baja estatura para que el cristianismo se identificase hasta con los “menos dotados”, así como se identificó con Jesús, un humilde carpintero de un pueblito retirado y de mala fama. De hecho, el nombre Pablo significa “pequeño”, y es por medio de esta pequeña figura que el cristianismo militar zelote, decidido a restablecer el reino davídico y la independencia del pueblo judío, comienza a transfigurarse en ovejas de rebaño esperanzados en un reino celestial muy conveniente para Roma. (5) He aquí unos cuantos botellazos del zafarrancho que desató este enfermo mental en la cantina de Judea:

1) “Por medio de Cristo, Dios nos ha dado a nosotros, como apóstoles, el privilegio y la autoridad de anunciar por todas partes a los gentiles lo que Dios ha hecho por ellos, a fin de que crean en él y lo obedezcan, lo cual dará gloria a su nombre.” (Romanos 1:5, RVR 1960). ¿Cómo es esto posible, no habíamos leído en Marcos 4:11-12 y Mateo 10:5-6 que Jesús dio una orden contraria? ¿Y la sazón, opinaban igual Jesús y Pablo sobre la Ley de Moisés?

2)  “en cuanto a celo, perseguidor de la Iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible. Pero las cosas que para mí eran ganancias, las he apreciado pérdidas por amor del Cristo. Y ciertamente, aun aprecio todas las cosas como pérdida por el eminente conocimiento del Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por estiércol, para ganar al Cristo, y por ser hallado en él, no teniendo mi justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe del Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;” (Filipenses 3:6-9. Reina Valera 1569) ¡Ja! Y luego dicen que los ateos somos blasfemos; cuando el mismísimo apóstol de los gentiles dijo, sin tapujos, que la Ley y el resto de las cosas son mierda, porque ahora goza de la justicia de la fe y no de la Ley.

“No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para   abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.” (Mateo 5:17-18, RVR 1960) Así responden los evangelistas a Pablo. Y hablando de ser el apóstol de los gentiles…

3) “y reconociendo la gracia que me había sido dada, Jacobo, Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la diestra en señal de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión.” (Gálatas 2:9, RVR 1960) ¡Que descaro el de Saulo, poner palabras en boca de Pedro! ¿pero, estaban de acuerdo los evangelistas con la carta a los Gálatas?

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;” (Mateo 28:19, RVR 1960) Pues ya ven que no, ni están de acuerdo con Pablo, ni con el Jesús  del mismo Mateo 10:5-6.

“Y después de mucha discusión, Pedro se levantó y les dijo: Varones hermanos, vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen.” (Hechos 15:7, RVR 1960). Hasta el mismo Lucas desmiente a Pablo, que no fue elegido para llevar el evangelio a los gentiles; fue Pedro. (6).

4) No solo con Jesús y con Pedro tuvo problemas este mequetrefe; ¡También hasta a él mismo se desmentía!“dijo: !!Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor?” (Hechos 13:10, RVR 1960). Pablo reprendiendo a Elimas el mago… ¡hipócrita!

“Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.” (2 Corintios 11:3) ¡Sabandija miserable, toda astucia proviene de la serpiente menos la tuya!

“Entonces Pablo, mirando fijamente al concilio, dijo: Varones hermanos, yo con toda buena conciencia he vivido delante de Dios hasta el día de hoy. El sumo sacerdote Ananías ordenó entonces a los que estaban junto a él, que le golpeasen en la boca. Entonces Pablo le dijo: !!Dios te golpeará a ti, pared blanqueada! ¿Estás tú sentado para juzgarme conforme a la ley, y quebrantando la ley me mandas golpear? Los que estaban presentes dijeron: ¿Al sumo sacerdote de Dios injurias? Pablo dijo: No sabía, hermanos, que era el sumo sacerdote; pues escrito está: No maldecirás a un príncipe de tu pueblo. Entonces Pablo, notando que una parte era de saduceos y otra de fariseos, alzó la voz en el concilio: Varones hermanos, yo soy fariseo, hijo de fariseo; acerca de la esperanza y de la resurrección de los muertos se me juzga. Cuando dijo esto, se produjo disensión entre los fariseos y los saduceos, y la asamblea se dividió. Porque los saduceos dicen que no hay resurrección, ni ángel, ni espíritu; pero los fariseos afirman estas cosas.” (Hechos 23:1-8, RVR 1960). ¡Es increíble la cara de barro que tiene este demagogo! ¿Cómo, alguien que estudió a los pies de Gamaliel no va a reconocer al Sumo Sacerdote? ¿Y cómo tiene la desvergüenza de advertir a los demás que serán engañados con astucia cuando ese es el modus operandi de su parla?

5) “Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo,” (Tito 3:10, RVR 1960). No podríamos continuar con todas las contradicciones doctrinales entre estos tres vendedores de humo si no escribimos un “tratado de anti-teología”, así que terminemos aquí, con la hermosa lección que Saulo nos da: desechar a Jesús. 
“Fuego vine a echar en la tierra; ¿y qué quiero, si ya se ha encendido? De un bautismo tengo que ser bautizado; y ¡cómo me angustio hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra? Os digo: No, sino disensión. Porque de aquí en adelante, cinco en una familia estarán divididos, tres contra dos, y dos contra tres. Estará dividido el padre contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra.” (Lucas 12:49-53, RVR 1960) ¡Que Belleza de animal! Menos mal que la carta a Tito es pseudoepigráfica y por lo tanto no pertenece al mismo autor de las epístolas paulinas. ¿Quién carajo le metió mano otra vez a la Biblia? No lo sé ni me importa, no fue el primero ni será el último. Si desean leer un poco sobre la pelea Pedro vs Pablo, pueden hacerlo en un artículo de este blog. (7)



Referencias:
1. Hechos de los apóstoles 5:37. La guerra de los judíos, libro II, capítulo 8, Flavio Josefo. Antigüedades judías, libro XVIII, Flavio Josefo. 
2. https://es.wikipedia.org/wiki/Primera_guerra_judeo-romana. Flavio Josefo, Guerra de los judíos II.8.11, II.13.7, II.14.4, II.14.5.
3. Pasajes espurios del Nuevo Testamento. Profesor C. Tischendorf.
4. http://estudiosbiblicosrojas.blogspot.com/2009/07/cual-era-el-aspecto-fisico-del-apostol.html https://es.wikipedia.org/wiki/Hechos_de_Pablo_y_Tecla
http://www.stjteresianas.org/wp-content/uploads/2016/06/Ap%C3%A9ndice-IV-Hechos-de-Pablo-y-Tecla.pdf

6. San Pablo ¡El Gran embustero! Willy Ruano.

_________


(*) Nota Final:


El autor de esta publicación es "Cuerno de la Abundancia", fiel seguidor y colaborador de este Blog; quien amablemente me solicitó el compartir este artículo con el resto de los lectores; y al no estar en contra de la filosofía del Blog, es un honor para mí el poder publicarlo. El mismo "Cuerno" se encargará de responder las dudas de los lectores a través de los comentarios.


Ver:

Ver:


Ver:


Ver:

Ver: 


Ver:

Ver:

Ver:

Ver:



Ver:



   
Ver:

Ver:



Ver Artículos sobre: 


Ver Artículos sobre: 


                          



ARTICULOS RELACIONADOS



“Pero admitiendo esto, 
que yo no os he sido carga, 
sino que como soy astuto, 
os prendí por engaño,” 

(2 Corintios 12:16, RVR 1960, San Pablo apóstol)







lunes, 7 de mayo de 2018

Las Religiones como máquinas de Felicidad y sus consecuencias Éticas (Colaboración)




Nota Inicial:
La presente publicación fue escrita y elaborada por un colaborador y amable lector de este Blog. Este artículo NO fue escrito por el habitual escritor y responsable de este sitio Noé Molina. (*)


___________________


Las religiones como máquinas de felicidad y sus consecuencias éticas



Hoy pretendo reflexionar sobre un tema un tanto espinoso, la relación entre la búsqueda de la verdad y la felicidad.

Traigo este tema a colación por estar incluido en un argumento que frecuentemente escucho en ciertos creyentes y es el siguiente:

“Qué importa si esto es o no verdad, a mí me hace feliz y punto”

Tengo el objetivo de analizar ciertas cuestiones relacionadas con dicho argumento.

Desde luego que hay maneras clásicas de objetar esto si es que a uno realmente le interesa la verdad, una de ellas es el siguiente símil:

“Supongamos que creo que hay un millón de dólares enterrados en mi patio. Esa creencia me hace muy feliz, increíblemente feliz. Pero esa creencia, por muy feliz que me haga, no hace a esa creencia algo verdadero”

Y a esto añado lo mencionado por Carl Sagan “Nuestros gustos no determinan la realidad” y sin dejar de mencionar que William Clifford en su ya icónico ejemplo del barco mercante ha hablado de cómo emprender una búsqueda honesta de la verdad en la que la fe, por muy sincera y reconfortante que sea, no tiene lugar. O mencionando a Ayn Rand “Las emociones no son herramientas de conocimiento”.

Pero no es eso lo que busco decir ahora, así que invirtamos la relación y en lugar de enfocarla desde la búsqueda de la verdad, hagámoslo desde la felicidad. Y con esto no pretendo decir a nadie cómo ser feliz, pues ello sería la mayor de las tiranías. Más bien quiero conteste, amigo/a lector/a, la siguiente pregunta:

¿Qué precio estás dispuesto a pagar para alcanzar la felicidad?



Para hacer más fácil la cuestión, y teniendo en cuenta la relación de ésta pregunta con la búsqueda de la verdad enfocada desde el lado de la felicidad, propongo una modificación del experimento mental de Nozick, teniendo en mente la definición de verdad como “estado de concordancia del contenido de una proposición con la realidad”

Desde luego que habrá quien objete ¿qué es la realidad? Para lo cual puedo responder que la realidad es el conjunto de objetos y eventos concretos que se encuentran en situación de interacción y que muestran características y propiedades objetivas. Dichas propiedades se refieren a las regularidades uniformes que los objetos y eventos muestran independientemente de nuestros deseos y nuestra voluntad y que además se pueden verificar de modo independiente (siendo lo objetivo un sinónimo de “concordancia intersubjetiva”). El contexto de investigación decidirá qué propiedades son útiles a la hora de describir un ente pues, por ejemplo, no son lo mismo las propiedades fisicoquímicas de un ente que las propiedades psicológicas de un ente (en el caso de que dicho ente sea humano).

Una vez sorteado tal escollo, vamos al experimento mental
Suponga que la humanidad ha avanzado tanto en términos tecnológicos que ha fabricado una máquina de la felicidad, la cual requiere que usted se conecte y, por ende, pierda contacto con la realidad para siempre. Esta máquina, a cambio, puede ofrecerle una serie infinita de crecientes dosis de felicidad total (que incluya ya sea lo físico, mental, espiritual, lo que quieras), cada una mayor que la anterior sin final, pues esta máquina puede mantenerlo vivo para siempre y no falla, no se descompone, de manera que todo esto está garantizado.

¿Se conectaría usted a dicha máquina? No hace falta complicarse con la respuesta, porque no hay respuestas incorrectas, solo diga “Sí” o “No” y no olvide justificar su respuesta.

Por lo que he visto de los sistemas religiosos de mayor difusión (cristianismo, judaísmo, islam, budismo, hinduismo e incluso la primitiva religión guaraní) todos parecen comportarse de modo análogo a esa máquina. Todas ofrecen una felicidad suprema y garantizada a cambio de ciertos sacrificios (incluyendo aislarse de ciertos aspectos de la realidad, como el mal gratuito, la síntesis evolutiva moderna, la teoría del big-bang, el funcionamiento de la mente humana, el origen evolutivo de la moralidad y un largo y variado etcétera, pues no todas las religiones hacen la vista gorda a los mismos fenómenos de la realidad) hechos de determinada manera. Todas ofrecen un manual de instrucciones sobre cómo conectarse a la máquina.



A título personal, no me parece mala idea que haya personas que hayan decidido conectarse a la máquina y que estén tratando de cumplir lo dicho en sus respectivos manuales de instrucción. Lo que no me parece bien, y puede argüir aquí bastante, son las consecuencias éticas que dicha decisión de conectarse puede tener sobre terceras personas. Hay máquinas más éticamente buenas que otras y, de hecho, cada vez más veo “máquinas personalizadas” a gusto de cada persona, siendo dichas máquinas más éticamente buenas que las originales (pero todas tienen el efecto colateral de afectar negativamente a terceros, aunque sea en grado mínimo). Como sea, el límite que no debe cruzar cualquier persona que esté planeando conectarse o cualquier conectado (digo esto apuntando a las religiones dhármicas que ofrecen los resultados de sus doctrinas ya en esta vida, sin esperar a una vida post-mortem) es el límite de los derechos ajenos, siendo esta la única limitante que es necesaria para la búsqueda de la felicidad en general. Algo que tampoco me parece bien es la pretensión de ciertos conectados, de ciertas personas que hablan en nombre de los conectados y/o quienes están tratando de cumplir su manual de instrucciones es el hecho de coaccionar a través de distintos medios (como la sutil amenaza de la tortura eterna, o la treta de que esta vida y sus sufrimientos son una consecuencia de un ente supervillanesco que nos maneja y del cual solo es posible librarse conectándose a la máquina, o la treta de que realmente nos estamos perdiendo de algo, entre muchas otras) para todas las personas se conecten a su máquina o a cualquier máquina. Ese es justamente un principio de tiranía, la tiranía de imponer un único tipo de felicidad, la tiranía de no respetar el derecho ajeno a poder decir NO. Sobre todo si ese NO está justificado por la falta de evidencias, por la pobre calidad de los argumentos y por otras posturas filosóficas personales.

En mi caso particular, mi negativa a conectarme a la máquina, además de tener fundamento gnoseológico (por la exigencia de evidencias y buenos marcos argumentales) también está basada en mi visión de que la felicidad está sobrevalorada y que la felicidad que obtengo por mi compromiso por la búsqueda de la verdad (o más precisamente, mi deseo por alejarme del autoengaño tanto como pueda) tiene un sabor peculiar, si bien menos intenso que la felicidad obtenida del autoengaño, es un sabor que hasta ahora nada puede igualar. Esta felicidad de hecho es un colateral, no es algo buscado por mí, de la búsqueda por la verdad que he emprendido hace un tiempo y que me llevó directo al escepticismo (y su derivado, el ateísmo). De manera que sí es posible una felicidad sin conectarse a la máquina, y que a la vez encaja perfectamente con una postura ética (en mi caso, es una postura humanista con ciertos toques objetivistas y un poco de la moral del satanismo laveyano) y que hace más llevadera la vida en el más acá. Aclaro que es una felicidad imperfecta y frágil, desde luego, pero a quien le incomode eso le recomiendo explorar el término wabi-sabi del arte japonés, que consiste en la apreciación de la fragilidad e imperfección de todo. Y verá que esas cualidades no son necesariamente un inconveniente.

Insto en particular a los lectores a no dejar de hacerse buenas preguntas, no dejar el espíritu escéptico o en caso de que decidan conectarse a la máquina, ser considerados con los derechos de terceros, no recurrir malabarismos morales y dialécticos y respetar el derecho ajeno a decir NO.

Sin nada más que agregar, me aboco a leer sus respuestas y otros comentarios.




_________


(*) Nota Final:


El autor de esta publicación es "Ibrahinm SciMath", fiel seguidor y colaborador de este Blog; quien amablemente me solicitó el compartir este artículo con el resto de los lectores; y al no estar en contra de la filosofía del Blog, es un honor para mí el poder publicarlo. El mismo "Ibrahinm" se encargará de responder las dudas de los lectores a través de los comentarios.




Ver:

Ver:


Ver:


Ver:

Ver: 


Ver:

Ver:

Ver:

Ver:



Ver:



   
Ver:

Ver:



Ver Artículos sobre: 


Ver Artículos sobre: 


                          



ARTICULOS RELACIONADOS



"ubi dubius, ibi libertas"


"Donde hay duda, hay libertad"

Anónimo