Buscar este blog

lunes, 25 de septiembre de 2017

Evolución O Creación. Crítica a los Escritos Anti-evolucionistas de los Testigos de Jehová. (Parte III)





El presente artículo fue escrito por un colaborador y amable lector de este Blog. Este artículo NO fue escrito por el habitual escritor y responsable de este sitio Noé Molina. (1)


___________________


Evolución O Creación;
He Aquí La Cuestión:
Crítica a los Escritos Anti-evolucionistas
de los Testigos de Jehová.
(Parte III)

(*) Este escrito está hecho y busca específicamente refutar los argumentos que usan los T de J en sus diversas revistas sobre los muchos paradigmas de la naturaleza y otros desarrollos evolutivos para persuadir al lector de que fueron diseñados por algún tipo de ente o creador universal de suma benevolencia y no por procesos adaptativos y/o evolutivos.

Hasta donde sabemos y sumando toda la evidencia e información científica suficiente que se tiene, podemos decir sin temor a equivocarnos que todas las criaturas y entes vivientes que habitan esta esfera (achatada en los polos y un tanto amorfa, sólo para aclarar…) que llamamos planeta tierra aparecieron a  través de un largo y extenso recorrido lleno de cambios y adaptaciones, sumando las condiciones ambientales y de supervivencia así como la lucha por los recursos en los cuales sobrevivieron los más aptos (ojo, no es lo mismo que ‘el más fuerte’) o los que mejor pudieron adaptarse a su entorno para la supervivencia, pasando los genes favorables a su descendencia mientras que los desfavorables (menos aptos) eran removidos por el mismo ambiente circundante (selección natural). 

Esta pequeña sinopsis del término tan detestado para los creacionistas/DIieros llamado ‘evolución’ se las hago como parte de la introducción del mismo artículo, el cual actualmente consta de tres partes hasta el momento, para dejar en claro cuál es en verdad la mejor explicación para toda la variabilidad de especies que  habitan, se mueven por la superficie y decoran nuestro globo terráqueo. Teoría la cual a su vez, estudiada y analizada debidamente, permite que nuestras mentes expliquen y nos aclaren muchos de los fenómenos biológicos que no tienen explicación ni encajan vistos desde la perspectiva benevolente y creadora que nos ofrecen muchas doctrinas y libros religiosos que tratan de meternos su visión totalmente obtusa y desechada por la gran mayoría de la comunidad científica. Aclaro, cada persona es libre de creer y pensar lo que se le antoje siempre y cuando esta perspectiva personal no sirva de tropiezo para el avance de la humanidad, pero me es algo incómodo el que organizaciones religiosas como los T de J impregnen sus revistas con ejemplos francamente falaces y sin dejar ninguna evidencia palpable ni contundente de que dichos especímenes, paradigmas biológicos, desarrollos adaptativo-evolutivos y afines hayan sido diseñadas por una fuerza creadora con propósitos amorosos y de bien para con éstas.

Es por eso pues que, siguiendo la misma estructura y ritmo de los artículos anteriores, presento esos ‘sucesitos’ presentes en la biología que son totalmente omitidos por estos en las revistas por razones que ya veremos y hemos visto en las secuelas de estos escritos y dejar de enseñanza que si queremos avanzar y crecer como humanidad ya sería bueno ir desechando toda esa parafernalia religiosas y retrógrada de un mundo diseñado y hecho a la medida para que las distintas especies vivieran y se reprodujeran en armonía sino más bien algo más bélico y ruin aparentemente salido o muy parecido a los juegos del hambre. Ya para comenzar sin muchos rodeos, ahora les presentaré el siguiente caso el cual titularé: ‘El Avispón Gigante; Máquina de Matar Vs Abejas Melíferas Sofocantes’ y la guerra entre estos bichos se desenvuelve más o menos así…:




El Avispón Gigante (Vespa Mandarinia) es una avispa depredadora que habita en Asia, especialmente en el país del sol naciente, Japón. Este insecto es del tamaño aproximado de un pulgar (siendo a la vez el más grande del mundo) y muchos expertos lo consideran como el más aterrador en todo el universo de la entomología. Posee cinco centímetros de cuerpo adornados con amenazadoras franjas negras y amarillas y armado con unas terroríficas mandíbulas que utiliza para agarrar y matar a los insectos que depreda con un aguijón de más de medio centímetro que resulta fatal para varias docenas de asiáticos cada año (auch!) poseyendo por igual una envergadura alar de más de siete centímetros siendo capaz de volar a más de cuarenta kilómetros por hora (por desgracia mucho más rápido de lo que podemos correr), y recorrer hasta ciento cincuenta kilómetros en un solo día. Este avispón no sólo es feroz, también es voraz. Sus jóvenes larvas son unas gordas e insaciables máquinas de comer que de manera insistente golpean la cabeza contra la colmena para anunciar su hambre de carne. Para satisfacer sus incansables demandas de alimento, los avispones adultos saquean los nidos de las avispas y abejas sociales.

Una de las principales víctimas del avispón es la abeja melífera europea. El ataque a una colmena de abejas acaba en una despiadada matanza que tiene pocos paralelos en la naturaleza. Comienza cuando un solitario avispón explorador encuentra una colmena. Con su abdomen, el explorador marca el sino del nido colocando una gota de feromona junto a la entrada de la colonia de abejas. Alertados por esta marca, los compañeros de nido del explorador descienden sobre el lugar de hasta veinte o treinta avispones para enfrentarse a una colonia de hasta treinta mil abejas. 

Posteriormente, los avispones entran en la colmena y, blandiendo sus mandíbulas, decapitan las abejas una por una. Cada avispón decapita por cabeza hasta cuarenta abejitas por minuto: en pocas horas, la batalla ha finalizado, todas las abejas están muertas, y esparcidos por la colmena yacen los fragmentos de sus cuerpos (¿Soy yo o esto me recuerda a ISIS…?).

Los avispones se dedican entonces a aprovisionar su despensa. Durante la siguiente semana, saquean sistemáticamente el nido, comiendo la miel y transportando las larvitas de las abejas hasta su nido, donde las depositan en las voraces e insaciables bocas de sus propias larvas.

 Ante tal masacre solo nos queda admitir que los avispones son unas terroríficas máquinas de matar, y ante estos las abejas introducidas están indefensas. Pero hay abejas que sí pueden rechazar el ataque del avispón gigante como lo son las abejas melíferas autóctonas de Japón. Su defensa es asombrosa y nos muestra otro prodigio de comportamiento adaptativo. Cuando un avispón explorador llega a su colmena, las abejas situadas cerca de la entrada se apresuran a entrar en la colmena, donde arengan a las armas a sus compañeras de nido al tiempo que atraen al avispón hacia el interior. Entre tanto, cientos de abejas trabajadoras se congregan en el interior de la entrada. Una vez el avispón está dentro, es atacado en grupo por las abejas, que lo cubren en una apretada bola. Haciendo vibrar sus abdómenes, las abejas hacen que ascienda con rapidez la temperatura en el interior de la bola hasta alcanzar unos 47 grados centígrados. Las abejas pueden sobrevivir a esta temperatura, pero el avispón no. En cuestión de veinte minutos, el avispón explorador queda cocido hasta la muerte y, la mayoría de las veces, la colmena queda a salvo.

¡No se me ocurre ningún otro caso (salvo por la Inquisición española) de unos animales que maten a sus enemigos quemándolos! 




Hay en esta tortuosa historia varias lecciones sobre la evolución. La más evidente es que el avispón está maravillosamente adaptado para matar, como si hubiera sido ‘diseñado’ para las matanzas. Además, son muchos los caracteres que trabajan de manera coordinada para convertir a la avispa en una máquina de matar: la forma corporal (cuerpo de gran tamaño, aguijón, mandíbulas mortíferas, grandes alas), caracteres químicos (feromonas para marcar el lugar y un veneno mortal en el aguijón) y comportamiento (vuelo rápido, ataques coordinados contra las colmenas y el comportamiento larvario de gritar «¡tengo hambre!» que incita los ataques de los avispones). Y luego está la defensa de las abejas nativas, la congregación coordinada para cocer a su enemigo, que sin duda es una respuesta evolutiva a los repetidos ataques de los avispones. Mientras que las abejas europeas recientemente introducidas están virtualmente indefensas ante los avispones al evolucionar en un lugar donde no había grandes avispones de predadores, y por consiguiente la selección natural no las llevó a montar una defensa. 

Podemos predecir, no obstante, que si los avispones son unos depredadores lo bastante fuertes, las abejas europeas acabarán siendo extirpadas (salvo que sean reintroducidas) o encontrarán su propia respuesta evolutiva a los avispones, que no necesariamente será la misma que hallaron las abejas autóctonas. 

Esto nos muestra (una vez más) lo sombrías y siniestras que pueden llegar a ser algunas adaptaciones y tácticas de los agentes biológicos que alberga nuestro mundo, demostrando así la falta de benevolencia desde un punto de vista creacionista y el cómo deja en tela de juicio a dicho creador, por lo que, de existir en verdad, da más argumentos a favor del Desafío del dios maligno de Stephen Law, y un ser así, de existir, no merece adoración ni atribuir a este misericordia. Lo que nos demuestra que es más un dios creado por y para el hombre.

Y, como siempre terminan estos escritos, dígame amigo lector: ¿Fue acaso este paradigma biológico esquematizado y trazado por una mente bondadosa y magnánima o producto de procesos totalmente seleccionados por el ambiente, adaptabilidad e intentos de especímenes tratando de sobreponerse ante las adversidades condicionados por el mismo organismo?

Como siempre, es libre de creer y pensar lo que desee.





(*) Escrito por: Luis C. Fernández P.


(**) Aquí un corto video que muestra la masacre entre avispones y abejas y la defensa de estas: 




_____________________






Fuentes: 
Why Evolution Is True [Jerry A. Coyne]
http://www.procoam.com/index.php?option=com_content&view=article&id=115:avispon-japones-en-espana&catid=40:noticias&Itemid=197



(1) Nota Final:

El autor de este artículo es: Luis Fernandez (Luisf5402@gmail.com), fiel seguidor y colaborador de este Blog; quien amablemente me solicitó el compartir este artículo con el resto de los lectores; y al no estar en contra de la filosofía del Blog, es un honor para mí el poder publicarlo. El mismo Luis se encargará de responder las dudas de los lectores a través de los comentarios o por su correo electrónico.

________________

Ver:
Publicaciones de Colaboradores

Ver:
Evolución O Creación. Crítica a los Escritos Anti-evolucionistas de los Testigos de Jehová (Colaboración)



Ver:
Evolución O Creación. Crítica a los Escritos Anti-evolucionistas de los Testigos de Jehová
Parte 2
(Colaboración)



Ver:
De cómo el Autor de este Blog blasfemó contra el Espíritu Santo y se condenó al Infierno

Ver:
Top 10. Los Misterios de la Biblia

Ver:
Top 10 Amenazas Cristianas




   
Ver:
De por qué Dios odia a los Ateos


Ver:
De por qué Dios odia a los Blasfemos

Ver: Lo Sobrenatural Hoy... 
¿Está presente Dios en el Mundo Actual?


Ver: Curaciones milagrosas. 
Punto de vista Ateo

Ver: La Probabilidad de Escuchar a Dios. 
Las Comunicaciones Sobrenaturales Divinas.

Ver: Guía para el Cristiano novato que desea convertir Ateos en Creyentes



Ver Artículos sobre: 
Los 10 Mandamientos 

Ver Artículos sobre: 
Oraciones Cristianas

Ver: ¿Nadie ha visto a Dios?


                          

ARTICULOS RELACIONADOS




"¿Qué, si no los colmillos del lobo, talló tan finas las rápidas y ligeras patas del antílope? ¿Qué, si no el miedo, dio alas a las aves? ¿Qué si no el hambre engarzó tales ojos en la cabeza del gran azor?’"


-Robinson Jeffers, 
(The Bloody Sire)






jueves, 21 de septiembre de 2017

Dilemas y excusas del Cristianismo (Colaboración)




Nota Inicial:
La presente publicación fue escrita y elaborada por Walter Burriguini, colaborador de este Blog. Este artículo NO fue escrito por el habitual escritor y responsable de este sitio Noé Molina. 

______________


Dilemas y excusas del Cristianismo


Cerca del final de mi nota anterior, explicaba que a lo largo de su historia la Religión Cristiana ha creado innumerables dilemas intrincados que desafían el entendimiento y, por eso mismo, terminan alimentando el descreimiento. Y en esa oportunidad ponía como ejemplo cuando los cristianos dicen por un lado que su Dios Yahvé es omnisciente (sabe y conoce absolutamente todo de antemano) y por otro lado dicen Yahvé espera que los humanos cambien para mejor (sino no hubiera enviado a Jesús de Nazareth en misión salvadora). Tiene expectativas ¿Pero cómo puede tener expectativas si ya sabe y conoce absolutamente todo de antemano? ¿No surge la expectativa precisamente ahí donde no se sabe que va a pasar exactamente y, por eso mismo, no es acaso la anulación directa de cualquier omnisciencia?

Otro ejemplo es cuando los cristianos dicen que Yahvé no puede hacer cosas ilógicas mientras por otra parte aseguran que hizo surgir lo existente de la nada absoluta o hizo también que una virgen palestina del siglo I gestara un hijo. ¿Hay cosas menos lógicas que “existencia” surgiendo de la “nada absoluta” (o “no-existencia”) y mujeres embarazadas sin intervención masculina? A fin de cuentas entonces, Yahvé sí hace cosas ilógicas a pesar de no poder (es lógico e ilógico a la vez) lo cual resulta autocontradictorio. 

Lo más fascinante del Cristianismo no es, de todos modos, que exhiba y presente situaciones insólitas y extravagantes… sino que se las arregla para hablarnos de tales “situaciones” con total normalidad; como si nada tuvieran de insólito. ¿De qué modo se las arregla? Activando dos explicaciones básicas que trabajan en conjunto, aunque acá las voy a tratar separadamente por una cuestión puramente didáctica.

La primera explicación dice, más o menos, que Yahvé no es insólito y extravagante sino “infinito” (nada tiene límite o medida en Él) y que los sentidos humanos  (sólo capaces de experiencias finitas) simplemente lo perciben de forma distorsionada y retorcida. ¿Pero por qué la “infinitud” habría de devolvernos una imagen borrosa y confusa de Yahvé en vez de devolvernos una imagen clara y certera? ¿Acaso la “infinitud” no acentúa y simplifica  las cosas en vez de oscurecerlas y complicarlas? Es decir (y retomando el ejemplo del primer párrafo): si Yahvé es infinito, conoce sin límites y se hace expectativas sin límites. Y eso significa que se autocontradice sin límites, exhaustiva y acabadamente; no que lo percibimos mal.

En una dirección parecida, la segunda explicación dice que la inteligencia humana es demasiado limitada para entender a Yahvé. ¿Pero “limitada” en qué sentido exactamente? Es más, ¿hay algún sentido en el que sea válido asegurar que la inteligencia humana es limitada cuando resulta evidente que se ha cansado de romper límites (especialmente en los últimos quinientos años), logrando descifrar algunos de los enigmas más esenciales del Universo y elevar la tecnología a los niveles que disfrutamos hoy? 

Sólo porque conviene a la argumentación de este artículo, pasemos por alto estas fuertes objeciones. Nótese ahora que ambas explicaciones  (infinitud y limitación intelectual humana) apuntan a que nada es lo que aparenta con Yahvé; que Yahvé no es contradictorio en sí mismo sino que es el hombre quién concluye falsamente eso. Dicho de otro modo (y disculpando la redundancia): son explicaciones que no explican por qué Yahvé se ve como se ve…. sino por qué no se ve como debería. Y las explicaciones de este tipo (que explican por qué las cosas no se ven como deberían en vez de explicar por qué se ven como se ven) es lo que habitualmente llamamos “excusa”.

Pero como vamos a ver en la próxima entrega, el Cristianismo no solamente pone excusas para solucionar sus dilemas internos sino también para solucionar los dilemas que se producen cuando entra en contacto con otros campos de acción humana, como la Ciencia o la Moral.





Fuente:
http://www.sitioandino.com.ar/n/237171/






Ver Articulo: Países con más Ateos

Ver Sección: Actualidad y Noticias



                                 ARTICULOS RELACIONADOS

.



"El ateísmo es el vicio de unas pocas personas inteligentes"

Voltaire





lunes, 18 de septiembre de 2017

¿Están locos los terroristas islámicos? (Colaboración)




Nota Inicial:
La presente publicación fue escrita y elaborada por Walter Burriguini, colaborador de este Blog. Este artículo NO fue escrito por el habitual escritor y responsable de este sitio Noé Molina. 


______________


¿Están  locos los terroristas islámicos?


Si yo dijera que basta pronunciar unas cuantas palabras en quechua sobre la tostada del desayuno para que se convierta en el cuerpo del General José de San Martin, el amigo lector seguramente concluiría que estoy loco de remate ya que no hay razones empíricas ni lógicas ni de sentido común para creer que las tostadas se pueden convertir en un cuerpo y, mucho menos, que ciertas palabras tienen el poder de conseguirlo. 

Pero espere. ¿Es Ud. católico? En tal caso, Ud. piensa más o menos lo mismo sobre una galleta y el cuerpo de Jesús de Nazareth: que basta pronunciar unas cuantas palabras en latín durante la Misa para que lo primero se transforme en lo segundo. Y lejos está de juzgarse a sí mismo como un “loco de remate”.

Pues he precisamente ahí el legado más bochornoso de las religiones: conseguir que multitud de personas normales y sensatas como Ud. piensen el tipo de cosas que un loco puede pensar por sí solo y sin ayuda. Y se me ocurre que la cara más truculenta y escalofriante de aquel bochornoso legado religioso es, actualmente, el terrorismo islámico que sacude Europa y otras partes del mundo.

Basados en una supuesta promesa del Corán a todos los musulmanes que mueran combatiendo “infieles” (personas que profesan otras religiones o ninguna), los terroristas islámicos piensan que sus horribles acciones tienen premio: una entrada triunfal al Cielo donde los espera setenta y dos vírgenes y una eternidad de gozo sexual (no es casual que el terrorismo atraiga especialmente a jóvenes de entre 18 y 35 años; o sea, en la plenitud de su vida sexual).

La explicación más cómoda y fácil sería que estos hombres están locos de remate. En efecto, a priori sólo alguien absolutamente fuera de sus cabales parece capaz de pensar que el suicidio y el asesinato a mansalva merecen premio… o que sin físico (tal como supuestamente entramos al Cielo) se puede copular. 

Pero como aprendimos gracias al ejemplo católico de la galleta que se transforma en el cuerpo de Jesús de Nazareth, la locura no es lo único que hace pensar a la gente cosas delirantes. La religión por sí misma también puede. Y los terroristas islámicos, bien conocido resulta, tiene sobredosis de religión.

Por lo que sabemos, además, la práctica totalidad de terroristas islámicos viven desde hace mucho o se han criado en Occidente (si es que directamente no nacieron ahí), están perfectamente integrados a sus comunidades y, más significativo aún, hasta el momento de cometer sus crímenes no muestran comportamientos asociados con la patología o la alienación mental.

¿Conocen el Principio de Parsimonia? Sirve para descartar explicaciones improbables. Y si le vamos a hacer caso, la “religiosidad” es una explicación infinitamente mejor que la “locura” para el fenómeno del terrorismo islámico.



Fuente:
http://www.sitioandino.com.ar/n/241425/





Ver Articulo: Países con más Ateos

Ver Sección: Actualidad y Noticias



                                 ARTICULOS RELACIONADOS

.



"No es dureza de corazón o pasiones malignas lo que conduce a ciertos individuos al ateísmo, sino más bien una escrupulosa honestidad intelectual"


Steve Allen